En Aragón hay alrededor de 7000 personas mayores de 65 años que siguen empleadas

Otro de los efectos que nos ha dejado la crisis económica en nuestro país y, sobre todo, en la Comunidad Autónoma de Aragón, es aquel que afecta a las personas susceptibles de jubilación.

Según la última Encuesta de Población Activa realizada en el año 2016,  en Aragón alrededor de 7000 personas siguen trabajando aún superando la edad de jubilación.  Si lo comparamos con el año en que comenzó esta crisis económica, concretamente allá por el 2007, podemos señalar que las personas que seguían trabajando aun pasando la edad de jubilación eran tan solo 3.400, por lo que hoy en día se ha duplicado tal cifra.

La mayoría de estos trabajadores son autónomos

Estas  7000 personas se pueden dividir en dos sectores: los que trabajan por cuenta propia y los que lo hacen por cuenta ajena. Los primeros son mayoría, es decir, que hay más mayores de 65 años que siguen trabajando son autónomos, en concreto 3.900, frente a  unos 1300 que había al inicio de la crisis. Sin embargo, en cuanto a los trabajadores por cuenta ajena  podemos señalar que hoy en día son unos 3000, frente a los 2.100 que había en el año 2007.

Dentro de los trabajadores por cuenta ajena, predominan los que pertenecen al sector privado

Dentro de los asalariados también podemos distinguir dos sectores: los que trabajan en el sector privado y los que trabajan en el sector público. En el tema que nos concierne, donde más personas se encuentran trabajando es en el sector privado, ya que cuentan con alrededor de 2.400 trabajadores frente a 700 del sector público.

Mayor número de hombres que de mujeres

Dentro del grupo de autónomos mayores de 65 años, las estadísticas revelan que dentro de este grupo encontramos a más hombre que a mujeres, pues obtienen la mayoría con un 70 %. De la misma forma ocurre en cuanto a los asalariados, ya que los varones ocupan un 74% dentro del grupo de trabajadores por cuenta ajena.

¿Cuál es la posible explicación a esta situación?

En cuanto a las causas que llevan a las personas a seguir trabajando aún siendo la hora de jubilarse, podemos encontrar varias: una de ellas es porque algunas personas lo necesitan emocionalmente o quieren seguir trabajando, pero en muchos otros casos, por no decir la mayoría,  a consecuencia de la crisis los trabajadores no se jubilan por que no pueden ya que no tienen los suficientes años cotizados.

Para encontrar una salida a este problema la UPTA ha propuesto una solución y es adelantar la jubilación a estas personas a través de un contrato relevo, en el que la empresa pasaría a una persona más joven.