Mapfre lanza ayudas para las pymes que contraten a nuevos trabajadores

Son muchas empresas las que se encuentran en la situación de que quieren ampliar su plantilla pero no terminan de hacerlo debido a que no se pueden permitir pagar más nóminas.

Para solventar esta situación, la fundación Mapfre ha lanzado una campaña con 400 ayudas  para las pequeñas empresas y autónomos que contraten a nuevos trabajadores. Las personas objeto del contrato no pueden ser cualquiera, sino que deben reunir como requisitos el ser mayor de edad y llevar como mínimo 3 meses en paro.

Tampoco todas empresas pueden pedir este tipo de ayudas, siendo beneficiaras solamente aquellas que:

  • Tengan una facturación anual menor a 50 millones de euros.
  • No dispongan a su cargo a más de 250 trabajadores
  • No haya efectuado ningún despido posterior al 1 de enero de 2016.

 

Además, Mapfre no contempla esta ayuda para cualquier tipo de contrato de trabajo, aplicándose, en principio,  únicamente a los contratos de trabajo por tiempo indefinido, aunque también se pueden llegar a aceptar otro tipo de modalidades, quedando  totalmente descartados los contratos de obra y servicios y los contratos por menos de 20 horas semanales.

En cuanto al importe de las ayudas, hay que diferenciar si el contrato es a media jornada o jornada completa. En cuanto a la primera opción, el importe máximo a recibir son 2.700 euros repartidos en mensualidades hasta 300 euros cada mensualidad. En cambio, en la jornada completa,  el importe máximo a percibir son 4.500 euros, siendo las mensualidades hasta 500 euros.

Cada empresa solo puede recibir una ayuda y la deberá solicitar antes de los 30 días siguientes a la fecha de la contratación. Para presentarla, es necesario aportar la copia del contrato, documento de alta y renovación de la demanda de empleo del trabajador nuevo, además de un certificado de la Agencia Tributaria que demuestre que la empresa no adeuda nada y que está al corriente de los pagos.

Por último, hay que señalar que este tipo de ayudas son incompatibles con la situación de que el nuevo trabajador reciba retribuciones por la realización de otro trabajo, el cobro de prestaciones por desempleo u otras becas o ayudas economías.